Posted in Restaurante Sant Llorenç, on 7 enero 2019, by , 0 Comments

Son pocas las personas que conocen los secretos y dificultad que conlleva hacer paella a la leña. Aunque parezca que la utilización del fuego es la misma, la leña requiere unos conocimientos que no todas las personas saben. Por este motivo, desde nuestro restaurante hemos querido explicaros la importancia de cocinar de esta forma para conseguir uno de los platos que más gustan en nuestro restaurante.

Tradicionalmente, siempre se ha hecho la paella a la leña, pero debido a sus dificultades, nos hemos ido acomodando hasta hacerla en una cocina de gas, esto nos permite controlar mucho mejor el nivel de cocción de cada alimento, además de resultar mucho más sencilla su elaboración. El tiempo de preparación también se reduce con la utilización del gas, pero son muchos los motivos por los que infinidad de personas acuden a nuestro restaurante en busca de las mejores pellas a la leña.

En nuestro restaurante hacemos comida tradicional como carne a la brasa, arroces, verduras a la parrilla, y mucho más. Gracias a que a muchas personas les encanta esta forma de cocinar y el sabor que la leña da a cada plato, seguimos cocinando como se hacía hace muchos años y lo así lo seguiremos haciendo durante muchos años más.

Trucos de las paellas a la leña

Como hemos dicho anteriormente, la preparación de una paella a la leña es algo más larga y costosa si lo comparamos con el gas, pero lo cierto es que su sabor compensa por completo el esfuerzo realizado. Para hacer estos platos, necesitamos leña, ya sea de pino, naranjo u olivo. Esta madera es la que se encarga de dar el sabor más tradicional a nuestros platos, además de los alimentos de primera calidad y la mano de nuestros mejores cocineros.

Cabe tener en cuenta que hacer una paella de esta forma es mucho más difícil porque no podemos controlar el fuego tal y como lo hacemos con el gas, por lo que es necesario saber hacerlo bien para que salga tal y como queremos. Durante la primera mitad del tiempo de cocción, es necesario que las llamas sean muy fuertes, pero en la segunda mitad, se debe rebajar la temperatura, dejando incluso sólo las brasas para que se acabe de hacer la paella.

Además de la temperatura, también es necesario controlar el agua que añadimos al plato, ya que no queremos que quede demasiado húmeda ni demasiado seca, ya que se podría quemar y quedar pegada a la sartén.

Por otra parte, si los ingredientes que añadimos son de primera calidad, como los de nuestro restaurante, conseguiremos una de las mejores paellas a la leña, con un sabor excepcional y un nivel de cocción perfecto.


X